Baño de GONG


Esta terapia de sonido se realiza de forma individual o en forma grupal. Las personas que participan se recuestan sobre sus espaldas, adoptando una postura receptiva. Luego de una breve relajación, el sonido comienza. El gong es el instrumento principal durante una sesión, por momentos es acompañado por otros sonidos o bien por la voz. La duración de un baño de Gong es de aproximadamente 45 minutos. Cada persona vivencia su propia experiencia, la cual es única e irrepetible. El baño de Gong concluye con un espacio en el cual se comparten las experiencias, permitiendo integrar lo vivido dentro de un marco terapéutico.

El poder de la sesión terapéutica de gong o Baño de Gong, reside en su resonancia holística. Las vibraciones sonoras afectan a todos nuestros cuerpos. El Gong a diferencia de otros instrumentos produce tonos vivientes, no solo se escuchan con los oídos si no que principalmente son “escuchados” por todo el cuerpo. La memoria celular permite que cada célula recuerde su resonancia natural al sentirse reflejada en el sonido del Gong.

Durante el baño de Gong, las vibraciones sonoras van formando en el espacio, un campo envolvente de sonido, lleno de vibraciones profundas y poderosos armónicos que afectan directamente al cuerpo físico, el emocional y la propia mente.

Este Campo de Sonido envolvente, lleno de resonancia, posee un poder sanador. La energía cósmica que expande el Gong cubre absolutamente todo el cuerpo y penetra en cada molécula (órganos, nervios, articulaciones, cerebro).

En resonancia completa con este campo, la auto-sanación y el auto-rejuvenecimiento celular, ocurren naturalmente.

Que ocurre durante y luego de la sesión.

El Gong puede crear una sensación de desmaterialización, de levitación, sensibilización del cuerpo físico, aumento de la fuerza vital, sensaciones de atemporalidad y paz interior.

Se llega a un momento de éxtasis en el cual uno se funde con el Todo. En esa dimensión interior, el tiempo y el espacio desaparecen. Todo se integra. Se experimenta la naturaleza infinita ya que el ego se desmaterializa, allí el corazón se abre, el cuerpo se limpia, no hay proceso de envejecimiento, no hay karma, los pensamientos condicionantes se liberan, nos encontramos con nuestra esencia, con nosotros mismos. Es un momento de salud perfecta. La inteligencia innata natural, es la que sana al cuerpo.

Luego, el cuerpo esta relajado, la mente está clara y transparente, sin condicionamientos que confunden y el Ser humano está conectado con su Ser. Se comienza a ver la vida desde otro punto de vista, la solución creativa de los supuestos problemas se ve claramente. Se abren infinitas posibilidades, la creatividad misma está presente. Es cuando uno siente en casa y se dice a sí mismo “Ahora entiendo!”. La transformación ocurrió. La felicidad y la paz han llegado.

 

Gustavo@gong.org.mx
GONG, Armonización Sonora
Todos los derechos reservados